LIBRO ABIERTO

Hay un libro abierto a todos los ojos, el de la Naturaleza.
Émile, Jean-Jacques Rousseau

En un intento de aunar la literatura con la naturaleza, Juzbado Libro Abierto inicia su trayectoria el 17 de mayo de 2008.  En aquella primera ocasión el poeta leonés afincado en Salamanca Antonio Colinas (Premio Nacional de Literatura 1982 y Premio Castilla León de las Letras 1998 y Premio Reina Sofia de poesía Iberoamericana 2016) leyó uno de sus poemas "La hora del agua" grabado en una placa situada en la Fuente Nueva, restaurada meses antes. 

Desde entonces, en distintos rincones del pueblo van quedando colocadas placas con poemas grabados. Se trata de versos escritos por algunos de los más grandes poetas de la lengua española de España e Iberoamérica. La idea fundamental, del gusto de los poetas a quienes hemos requerido, parte de un concepto inusualmente abierto a la lectura y, especialmente, de la poesía.  Se trata de la manifestación pública más evidente del trabajo del ayuntamiento en la promoción de lectura, vinculándola con los espacios de "estar" y de "pasar", permitiendo que los lectores-paseantes acaben tomando consciencia de una coherencia estética y literaria de su entorno.
Juzbado libro abierto


En el año 2009 Gonzalo Rojas, que no pudo asistir porque falleció poco antes de viajar a Juzbado, nos bendijo desde Chile el Libro Abierto.  Al año siguiente entablamos amistad con Antonio Gamoneda.  

En 2011 asistieron juntos Juan Carlos Mestre de la mano de Antonio Gamoneda.     En el año 2012 nos visitaron Félix Grande (fallece el 30 de enero de 2014) y Francisca Aguirre, ambos, premios nacionales de poesía. 

En 2013, nos acompañaron los poetas Francisco Brines (Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana 2010, Premio Nacional de las Letras Españolas 1999 y Premio Nacional de Literatura 1987) y Carlos Marzal (Premio de la Crítica de poesía Castellana 2001 y Premio Nacional de Poesía 2002) y, de nuevo, Antonio Colinas. 

Al año siguiente acuden a nuestra cita los poetas Pablo García Baena (Premio Reina Sofía de Poesía iberoamericana 2008, Premio Príncipe de Asturias de las Letras 1984) que fallece en enero de 2018 y Antonio Hernández (Premio Adonáis, Premio Nacional de la Crítica 1994 y 2014, Premio Andalucía de Novela). 

En 2015 tenemos la oportunidad de conocer de cerca al chileno Raúl Zurita (Premio Pablo Neruda y Premio nacional de Literatura Chilena) al que acompaña de nuevo Antonio Gamoneda.

El año 2016 nos dejan sus versos Joaquín Araújo (Premio Nacional de Medio Ambiente y Global 500 de la ONU) acompañado de Raúl Vacas (nuestro poeta de referencia en Salamanca) y también María Victoria Atencia (en 2014 se alzó con el XXIII Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, siendo la cuarta mujer en conseguirlo y la primera española) y Chantal Maillard (Premio Nacional de Poesía 2004 y Premio Nacional de la Crítica 2007).  

El año pasado 2017, tuvimos la suerte de recibir al poeta chileno Óscar Hahn y al poeta andaluz Jenaro Talens (Premio Internacional Loewe de poesía 1997, Premio de Poesía Villa de Madrid 2002 y el Premio de la Crítica de Andalucía 2003).

  
Encuentro poético de 2017 con Jenaro Talens (izq.) y Óscar Hahn (dcha.)

La ubicación de las placas no es desde luego arbitraria.  Responde a varios objetivos.  Por un lado buscar el simbolismo y complementariedad de espacios públicos del pueblo.  Por otro, atraer la mirada hacia espacios nunca antes llamativos o apreciados por el observador.  

El significado simbólico de Juzbado, libro abierto alcanza su culmen en la atalaya granítica conocida como Peña del Castillo, entorno rocoso salpicado de miradores con poemas entre almendros y olivos. Una realidad donde la literatura y la evocación poética tienen mucho que ver con la lectura del paisaje, el aprendizaje y, por tanto, el respeto hacia el mundo en que vivimos. La grata sensación de abandono que puede sentir el lector dejándose llevar por la poesía en un entorno tan hermoso y sosegado, nos acerca a los anhelos de encuentro con la naturaleza y con la felicidad filosófica que Rousseau expresa en Las ensoñaciones del caminante solitario

Es en este entorno de simbiosis entre poesía y naturaleza donde cobra pleno sentido el añadido final que nos sugirió el profesor Valentín Cabero Diéguez (Universidad de Salamanca) para el nombre del proyecto: Juzbado, libro abierto del paisaje.